Proceso post-operatorio de la Rinoplastia

El proceso post-operatorio es el tiempo de reposo que se toma el paciente para recuperarse después de la cirugía. Por ser en la zona del rostro es importante tomar las precauciones pertinentes para evitar complicaciones.

Imagen comercial operacion estetica
Imagen comercial post-operación estética

En el caso del post-operatorio de la rinoplastia este es un proceso muy sencillo y rápido en la mayoría de sus casos. Sin embargo, es muy importante seguir algunas recomendaciones para una recuperación sin problemas.

En este artículo te enseñaremos todo lo que debes tener en cuenta durante el post-operatorio. Para evitar riesgos y ciertos errores que podrían ocasionar un prolongamiento de este proceso de recuperación.

¿Sabes cuales son las mejores uñas acrílicas?

Duración del postoperatorio

El postoperatorio es un proceso necesario para gozar de los beneficios que otorga la rinoplastia. Por ello es importante cumplir con el tiempo de recuperación de cada caso para no afectar la operación.

Esto se debe a que las zonas recién modificadas se encuentran muy delicadas y, si no se tiene cuidado, puede ser que te lastimes o afectes el resultado de la cirugía.

En este proceso postoperatorio de la rinoplastia pueden cumplirse diferentes periodos de recuperación:

  1. Siendo el primero la recuperación rápida o inmediata, la cual termina en una o dos semanas después de la operación aproximadamente.
  2. El segundo periodo es la recuperación moderada. Se asigna en casos un poco más delicados en cuanto a la dificultad de la cirugía y puede extenderse desde los 3 hasta los 5 meses.
  3. Por último, se encuentra el periodo más largo que puede durar un postoperatorio, el cual puede ser de 6 meses a un año. Todo depende del tipo de operación realizada. Si hubo complicaciones o algún tipo de reacción adversa a causa de la anestesia. Cada paciente es diferente.
Proceso despues de la operacion de nariz
Proceso después de la operación de nariz (Postoperatorio)

Los tapones y las férulas después de la rinoplastia

La escayola y los tapones después de la rinoplastia, son complementos importantes para no dejar al descubierto la nariz recién operada. Generalmente son retiradas en periodos de tiempo diferentes dependiendo del tipo de cirugía que se ha realizado y, de la recuperación.

Los tapones se retiran un día después de haberse colocado, en los casos de cualquier tipo de rinoplastia, exceptuando la septoplastia. Cuando se termina la septoplastia, se retiran los tapones transcurridos de dos días a una semana aproximadamente y dependiendo del estado de la nariz.

La escayola se retira un buen tiempo después que los tapones, luego de esto se remplazan por tiras o férulas en la zona dependiendo del caso. Generalmente se extraen a los 8 días, pero puede ser alargado el plazo a dos semanas.

Es muy importante, que después de retirar los tapones, escayolas o férulas, se mantenga estrictamente la limpieza de cada una de las zonas de la nariz para evitar complicaciones.

Cuidados durante el proceso de postoperatorio

Los cuidados son sin duda lo más importante en el proceso postoperatorio de toda cirugía, pues de ellos, depende que no se alargue más el proceso o que se produzca alguna complicación que afecte el resultado final de la operación.

Para un proceso más placentero y simple para el paciente, es necesario cumplir con las recomendaciones del cirujano una vez iniciado el post-operatorio, empieza por no gesticular demasiado, no llorar o reír en exceso, pues esto puede ser doloroso para la persona.

En las primeras semanas generalmente lo único de lo que debes tener conciencia es de no sonarte la nariz, mover los tapones o la férula y por supuesto, no tocarla. En esta etapa la nariz está muy delicada y es necesario intentar no tener contacto directo con ella para no sentir dolor o molestias.

Al tener tapones en la nariz, el paciente tiene que respirar por la boca, es por esto que se recomienda una constante hidratación para evitar la sequedad. También es muy importante que el paciente estornude con la boca abierta para disminuir la presión en la zona de la nariz y evitar dolor.

En el momento que se retiran los tapones y la férula, tienes que procurar mantener una limpieza constante en la nariz, utilizando las soluciones y técnicas adecuadas para esto. Si no sabes cómo limpiar tu nariz recién operada, deberás seguir al pie de la letra las indicaciones del cirujano. Las soluciones salinas son ideales para limpiar cualquier zona con algún bastón de algodón.

Como últimas recomendaciones, aconsejamos conservar la higiene de la nariz, comer saludable para evitar alergias (también para evitar pesadez y sensación de náuseas o vomitar). En casos de emergencia, acudir al cirujano que ha realizado la operación inmediatamente.

Cambios de la nariz después de la rinoplastia

Tanto en el aspecto estético como en el funcional, se observará una desmejora en los primeros días después del proceso quirúrgico. Esto es a causa de la inflamación en la nariz y en una parte del rostro. Desde el momento que inicia el postoperatorio hay que ser sumamente delicado con la zona operada y empezar a hacer uso de la boca para respirar.

Los resultados de la operación se pueden empezar a notar después de los primeros 15 días siendo un postoperatorio corto. De llegar al año podemos notar con el pasar del tiempo que la nariz puede tomar una forma similar al resultado final, aunque no completamente.

Es importante no alarmarse si después de cierto tiempo no se logra ver la forma deseada de la nariz después de la cirugía. Esto, ya que generalmente tarda de dos semanas a un mes en mostrar su figura modificada y completamente arreglada como se había previsto con antelación.

Un postoperatorio es una tarea sencilla para aquellos que cumplan adecuadamente con las instrucciones. De este modo no solo se evitan molestias o dolores, sino también disminuir los riesgos que pueden manifestarse debido a un mal cuidado de la zona operada.

El reposo es vital en estos procesos para no someterse a realizar actividades que puedan llevar a la persona a presentar hemorragias, ganas de vomitar, hinchazón, entre otras. Cualquier tipo de rinoplastia que se realice, amerita un buen cuidado y reposo en casa.